• Juan Grabois justificó las coimas: "El sistema político está putrefacto pero no hay uno mejor"
    • Gustavo Menéndez calificó de "bomba mediática" al caso de los cuadernos y reivindicó a Néstor Kirchner
    • Cambiemos Capital: la UCR y el PRO enfrentados por el debate del código electoral
    • Con las coimas de la obra pública se podrían haber financiado 130 campañas presidenciales
    • Varias localidades bonaerenses amanecieron con pintadas en apoyo a Cristina Kirchner
    • Fin del misterio: lograron identificar los restos de un caído que estaba en una tumba compartida en Darwin

La dramática historia de Daiana, la chica abusada y encadenada por el “Pai Carlos”

Cae Pai Umbanda en Moreno: mantuvo diez años cautiva a una adolescente y tuvo 7 hijos con ella.

“Vamos a la habitación del ablande. Ahora vas a ser mi mujer. Solamente muerta te vas a separar de mí”.

Era el año 2006, Daiana tenia 16 años, y cuando escuchó esto tembló de miedo. Apenas unas horas antes había quedado bajo el poder Carlos Chavinet (por entonces de 36 años), el pai con mas influencia en su barrio, en José C. Paz.

Esa misma noche, en el templo -según denuncio la propia joven ante la Justicia- el “Pai Carlos” no solo la violó: como un rito iniciático mató 25 gallinas frente a ella y la baño con la sangre de esos animales. 

Lo que siguió, y siguió durante 10 años, supera la definición de la palabra horror y es investigado por la UFI 14 de Delitos Sexuales de San Martín. Allí fue conducido, detenido, este martes Chavinet para responder por la corrupción de menores de Daiana entre sus 16 y 18 años y el abuso sexual con acceso carnal contra ella en al menos 19 ocasiones comprobados.

Todo ello agravado por ser ministro de un culto.

Chavinet la violó cuantas veces quiso. Daiana perdió dos embarazos y tuvo siete hijos producto de estas violaciones. Cada vez que iba a un hospital a parir, los seguidores del pai le recordaban el “poder que tenía Carlos”. Suficiente como para mantenerla callada.

Daiana fue encadenada y mantenida como esclava en tres domicilios diferentes: el templo de José C. Paz, una casa en San Miguel y una vivienda precaria en la calle Almafuerte al 6900 de Francisco Alvarez, partido de Moreno.

Con todos sus hijos Daiana pudo escapar finalmente en julio del 2016. Según contó ella tres meses después (cuando estuvo en condiciones de hacer la denuncia) un día Chavinet golpeó tanto a uno de los nenes que ella le gritó que era una bestia y que lo llevara al hospital.

Él cerró el candado que la mantenía prisionera, metió la llave en su campera pero se olvidó esa prenda en una silla.

Entonces Daiana vio la oportunidad de salvarse y salvar a sus hijos. Sacó la llave y la escondió. Cuando el “Pai Carlos” volvió a la casa y se dio cuenta de que no la tenía ella se hizo la desentendida. Como el hombre no vivía en la casa de Almafuerte se fue y entonces Daiana aprovechó para abrir el candado y refugiarse en lo de una vecina, con cinco de sus hijos. Desde allí llamaron a la Policía.

Lo que siguieron fueron tres meses difíciles de reconstruir para la Justicia, meses en los que Daiana se fue rearmando y juntando valor para contar lo que le había sufrido durante 10 años.

En el caso ya estaba interviniendo el Servicio de Protección de los Derechos del Niño y la Familia de José C. Paz. Paradógicamente había sido el pai quien había recurrido a ellos reclamando por por sus hijos.

La causa que ahora tiene detenido a Carlos Chavinet comenzó en octubre de 2016 con el testimonio de Daiana, una joven que, ya antes de caer en poder del “Pai Carlos”, tenía una vida dura, de mucha vulnerabilidad y pobreza en la que Chavinet aparecía siempre como una persona de poder para ella y su familia.

Hoy no solo el caso de Daiana esta en investigación. Ella no fue su única victima. También se lo indagará formalmente por la corrupción y el abuso sexual con acceso carnal de una sobrina a la que empezó a violar con la nena tenía 13 años. La adolescente recién se animó a contar lo que pasaba a los 17 años cuando le confió a la psicóloga a la que la llevaba su abuela lo que le hacía su “tío pai”.

En otras palabras. Por el momento la Justicia identificó a dos víctimas, pero la hipótesis es que Chavinet hacía del sometimiento y la violación una forma de vida usando su poder sobre sus fieles. También se investiga qué papel cumplió la esposa del detenido y su entorno.

Es una investigación muy complicada porque en el barrio algunos defienden al “Pai Carlos” con la misma devoción de siempre y sostienen que Daiana nunca estuvo secuestrada.

Para la Justicia, las pruebas incriminan al “Pai Carlos” y la habitación del ablande que tenía en su templo no se llama así de casualidad.