• Con las coimas de la obra pública se podrían haber financiado 130 campañas presidenciales
    • Varias localidades bonaerenses amanecieron con pintadas en apoyo a Cristina Kirchner
    • Fin del misterio: lograron identificar los restos de un caído que estaba en una tumba compartida en Darwin
    • Carlos Wagner nombró a once empresas que no estaban siendo investigadas
    • Estela de Carlotto cuestionó que un chofer pueda tener "semejante escritura perfecta"
    • Nicolás Dujovne: "Tuvimos una oportunidad perdida con el kirchnerismo, que fue un gobierno del saqueo"

Iba a la casa de su mamá y lo mataron a tiros: creen que se quiso defender de un robo

Gabriela Mistral al 4000, la cuadra de Garin donde mataron a Roberto Colombo (24).

Era casi la 1 de un domingo frío de invierno en Garin. Roberto Gabriel Colombo (24) decidió hacer caminando las cuadras que separaban la casa de su papá de la de su mamá, pero nunca llegó a destino: lo mataron de tres tiros.

Todo sucedió este domingo, a la 1, en Gabriela Mistral al 4000, entre España y Francia, del barrio Parque Norte de esa localidad del Norte del Conurbano Bonaerense, donde a esa hora de la madrugada en la calle no había nadie y tampoco hay cámaras de seguridad. Fueron los vecinos los que llamaron al 911, pero porque escucharon los disparos.

Colombo había hecho apenas 300 metros y todavía le quedaban unas 15 cuadras para llegar al domicilio de su madre cuando lo asesinaron.

En este contexto, los investigadores creen que a Colombo lo mataron para robarle. Aunque aún no descartan ninguna hipótesis, sospechan que se quiso defender con un cuchillo chico que él mismo había hecho, ya que era herrero, y que sus familiares reconocieron.

Este miércoles hacen una marcha por el crimen de Roberto Colombo en Garin.

Aparentemente, la víctima había sido atacada por delincuentes en otras oportunidades y llevaba el cuchillo para defenderse. La policía lo halló muy cerca del cuerpo, con manchas de sangre, por lo que se especula que Colombo llegó a herir a uno de sus asesinos.

Lo cierto es que lo mataron de tres disparos en el tórax y el abdomen, pero no le robaron nada: a tres metros del cadáver, según pudo saber Clarín, la policía encontró una mochila, en cuyo interior había una notebook y un celular, y entre la ropa de Colombo también se halló otro teléfono y 50 pesos.