• El ex piloto de los Kirchner declaró que llevaban bolsos a Santa Cruz en el Tango 01
    • Juicio por la tragedia de Once: la Oficina Anticorrupción pidió diez años de prisión para Julio De Vido
    • Según Claudio Uberti, los Kirchner "tenían bóvedas" en Río Gallegos
    • Un frente gremial busca protagonismo y lanza una Multisectorial en Atlanta
    • Federico Pinedo, contra el PJ: "Hubo una lamentable decisión de entorpecer a la Justicia"
    • Kirchner, según el relato de Uberti: "Cristina está haciendo una construcción en Los Sauces y necesita plata blanca"

El abogado que entregó a Pity Alvarez ya no lo defiende: “No puede ni firmar un escrito”

Cristian Maximiliano Díaz (36), asesinado por “Pity” Alvarez en Villa Lugano.

“En el estado en el que está no puede firmar ningún papel, no está en condiciones”. Quizá real, no quita que la frase suene fuerte e impacte, por eso la familia de Cristian Pity Alvarez miró de reojo desde un principio al abogado Sebastián Quijeiro.

El mismo que lo llevó (o entregó) a la policía 24 horas después del crimen de Cristian Díaz y que el lunes visitó al ex líder de “Viejas Locas” en la cárcel de Ezeiza. El mismo que, tras esa visita, renunció a la defensa del músico.

Queijeiro trabajaba con Álvarez desde hacía cuatro años y medio. Después de estar cinco horas con el imputado en el Hospital Penitenciario Central (HPC), un sector especial del penal de Ezeiza, Queijeiro tomó la decisión de dar un paso al costado.

Según confirmó el abogado a TN, durante su visita de este lunes lo vio desencajado, descompuesto, deprimido y fuera de sí. Queijeiro aclaró que dado el estado salud de “Pity”, él no puede seguir con su trabajo. Mientras conversó con él en Ezeiza, el cantante se tiraba de los pelos y, por momentos, se quedaba dormido. Cuando volvía a reaccionar, no quería hablar sobre el caso porque “se ponía mal”.

Antes de la renuncia, Queijeiro había adelantado que pedirían la suspensión del proceso hasta que el artista se estabilice. “Sufre un síndrome de abstinencia fuertísimo y corre riesgo su vida”, dijo. 

Traslado de “Pity” Álvarez a Tribunales. (Luciano Thieberger).

En adelante, “Pity” Álvarez será representado por el defensor oficial Santiago Ottaviano, mientras que Claudio Calabressi está a cargo de la representación de su madre, Cristina Congiú (68).

“Lo único que quiero hacer es ver a mi hijo, hablar con él, saber cómo está. Necesito abrazarlo y no decir nada”, dijo este lunes la mujer en diversas entrevistas, donde también recordó que su hijo le dijo que si lo internaba por su adicción a la drogas “iba a seguir con el plan”. El plan es suicidarse.

Cristian “Pity” Álvarez en la comisaría 52 de Villa Lugano, luego de entregarse por haber matado un hombre en el barrio Samoré.

El viernes el músico se negó a declarar delante del juez y fue derivado al penal de Ezeiza, a un sector denominado PRISMA (Programa Integral de Salud Mental Argentino).

Alvarez se entregó el viernes a la mañana a la Policía, 29 horas después del crimen de Cristian Maximiliano Díaz (36) en las torres del barrio Samoré, en Villa Lugano.

“Lo maté porque era él o yo”, les dijo a los medios de prensa y agregó que Díaz “era un pibe que choreaba”. Sin embargo, la víctima no tenía ningún arma ni antecedentes delictivos.

Tras el crimen, “Pity” se fue a un recital del cuartetero cordobés Ulises Bueno, hermano del recordado Rodrigo, en el boliche Pinar de Rocha, de Ramos Mejía. Antes de eso, descartó el arma homicida a metros de la escena del hecho.