• El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina Kirchner
    • Mario Pergolini: "Macri me decepcionó un poco"
    • El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina
    • En Santiago del Estero, el gobernador Zamora ganó en 25 de 26 intendencias
    • Jorge Lanata: "Los K niegan los bolsos como los milicos negaban los campos de concentración"
    • Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez

Doble crimen de Unicenter: una pista clave que viajó desde una cárcel de España

El piloto de aviones Matías Miret, al volver a la Argentina en 2012, tras su detención en España. Luego, en el juicio en Barcelona, fue absuelto.

Entre noviembre y diciembre de 2012, dos argentinos compartieron encierro en la galería 4 de la Cárcel Modelo de Barcelona. Matías Miret (45) estaba preso por haber piloteado el avión en el que los hermanos Eduardo y Gustavo Juliá habían intentado entrar una tonelada de cocaína a España. Víctor Hugo “El Pelado” Ovejero Olmedo (36) había caído por robar joyerías.

Durante esos días ambos ranchearon juntos y se hicieron confesiones. Miret fue absuelto de los cargos y salió en libertad. Nunca más vio a Ovejero Olmedo. Y tampoco quiso cruzárselo el viernes pasado cuando, como testigo protegido, declaró en su contra en el juicio oral en el que “El Pelado” es uno de los acusados de planear y ejecutar los homicidios de los narcos colombianos Héctor Edilson Duque Ceballos (35, alias “Monoteto”) y  Jorge Alexander Quintero Gartner (35), el 24 de julio de 2008 en el estacionamiento del shopping Unicenter.

“Ovejero Olmedo se jactaba de haber participado en los crímenes de los colombianos. Decía que había tenido los huevos de estar en Unicenter”, declaró Miret ante los jueces del Tribunal Oral Federal N° 1 de San Isidro, quienes juzgan a Ovejero Olmedo y Jorge “El Zurdo” Moreyra (ambos barrabravas de Boca) en calidad de autores materiales.

Junto a ellos están en el banquillo el empresario farmacéutico Martín López Magallanes, el ex jefe de “La 12” Richard William Laluz Fernández, alias “El Uruguayo”, y Carlos Gustavo Luaces (socio de los hermanos Juliá). A estos tres últimos se le imputa haber participado en la organización y coordinación de los homicidios.

Ya sobre la recta final del juicio oral de Unicenter, cuyo alegato fiscal está pautado para el próximo lunes 13 de agosto, el testimonio de Miret fue clave para el fiscal Marcelo García Berro.

Al declarar ante el Tribunal, el piloto -actualmente trabajando para una aerolínea low cost- confirmó sus anteriores testimoniales en la causa en las que no sólo mencionó a Ovejero Olmedo, sino también a Luaces y a Gustavo Juliá: “Según Ovejero, ellos dieron apoyo al grupo que cometió los homicidios”, declaró.

Miret llegó a la sala de audiencias escoltado por una custodia especial acorde a su condición de testigo protegido, programa en el que está desde 2014. El piloto pidió que ninguno de los acusados estuviera presente y los jueces accedieron, tanto así que le negaron a Rodrigo González -el abogado defensor de Ovejero Olmedo- un careo entre su cliente y el piloto.

Durante tres horas, el testigo repasó cómo conoció al “Pelado” en la cárcel Modelo de Barcelona. “Él se presentó y me dijo que conocía mi caso, porque conocía a Gustavo Luaces (amigo y socio de los hermanos Juliá). Luaces y Gustavo Juliá le daban apoyo para traer a la Argentina las joyas que robaban en España con ‘El Zurdo’ Moreyra”, recordó Miret.

De espaldas. Los hermanos Gustavo y Eduardo Juliá y Matías Miret, durante el juicio realizado en Barcelona por el ingreso del avión con mil kilos de cocaína en estado puro. EFE

El detalle de los nexos entre estos personajes no es menor. Según el planteo de la acusación, el homicidio de Duque Ceballos y Quintero Gartner fue encargado por narcoparamilitares colombianos a una célula argentina. En ese contexto, Luaces (socio de la empresa de los Juliá, Federal Aviation) fue el encargado de sumar a Magallanes y Laluz Fernández, que a su vez contrataron a Ovejero Olmedo y Moreyra para ejecutar los crímenes.

En este cuadro, las tres declaraciones de Miret en el expediente, una ante el fiscal Luis Angelini y dos ante el fiscal Fernando Domínguez, resultan reveladoras. Algunos extractos:

“Ovejero Olmedo se jactaba de haber participado en el doble crimen de Unicenter como coautor. También decía que el colombiano Henry (de Jesús López) Londoño (alias ‘Mi Sangre’) es el mismo que estuvo detrás del envío de droga a España por el cual fueron detenidos y condenados los hermanos Juliá”, declaró el 16 de diciembre de 2013 ante Angelini y de hecho en el teléfono de Gustavo Juliá -secuestrado en España- figuraba un tal “Henry”.

“En una charla con Ovejero Olmedo me dijo que se contactó -estando Ovejero Olmedo en Unicenter- con Luaces por motivos relacionados con el crimen; me acuerdo que Ovejero Olmedo me dijo que mientras estaba en Unicenter el día del hecho tenía que contactarse con Luaces con el motivo del crimen de los colombianos”, contó Miret el 23 de mayo de 2014 ante el fiscal Domínguez, dando datos que coinciden con los entrecruzamientos telefónicos de la causa.  

“La oficina ubicada en Madero Office Center SRL era uno de los lugares más reservados o secretos desde donde se movía Julia”, sostuvo Miret, haciendo referencia a una supuesta “cueva” de Puerto Madero que aparece relacionada con seis grandes casos narco y algunos señalan como a cargo de un agente de la ex Side.