Asesinaron a un productor rural, escondieron su cuerpo en un pozo y lo taparon con escombros

Tras dos días de una búsqueda desesperada, la familia de Humberto Juan Passaglia (43) recibió el viernes a la noche la peor noticia: el cuerpo del productor rural cordobés fue hallado dentro de un pozo, en un local de su propiedad. Dos albañiles fueron detenidos, acusados de haberlo asesinado.

La investigación comenzó el miércoles, luego de que Passaglia fuera visto por última vez en la localidad cordobesa de Alejo Ledesma, en el departamento de Marcos Juárez, a 340 kilómetros de la capital provincial.

El productor rural había ido visitar su comercio, donde se estaba realizando una obra de refacción. Nunca regresó a su casa. A pocos metros del lugar, y frente a la casa en la que vivía junto a su mamá, había quedado estacionado su auto. “Es como que se lo tragó la tierra. No hay indicio de nada. No encuentran ni una pista, nada que haya hecho sospechar que estaba algún problema”, había declarado Cristian Bisiach, amigo de la víctima, en diálogo con LV16.

Tras el hallazgo del cuerpo, el fiscal Daniel Vaugagna confirmó que la investigación se centró desde un comienzo en ese local, ya que sabían que se había presentado allí para supervisar los trabajos. Fueron los propios albañiles quienes dijeron que durante la visita al lugar había atendido su celular y luego se había marchado.

Los rastrillajes dieron resultado el viernes a la noche. El cadáver fue encontrado en un pozo de unos cuatro metros de profundidad, tapado con escombros. Este sábado no se sabía aún cómo había sido asesinado.

Por el homicidio fueron detenidos los dos albañiles. El fiscal confirmó a Cadena3 que ambos estaban trabajando en la refacción del comercio de la víctima.

Según trascendió, los sospechosos tendrían 29 y 37 años. Aunque aclaró que por el momento “no ha habido confesión, ni nada por el estilo”, Vaugagna explicó que a los sospechosos “se les atribuye la autoría ante este hecho”. De acuerdo a los primeros indicios, una posibilidad que analizan los investigadores es que el autor material del crimen fue una sola persona. Pero para ocultar el cadáver, el asesino requirió la ayuda de al menos un cómplice.

Los investigadores analizan las dudas y contradicciones que tuvieron los acusados durante su primera declaración, mientras se desarrollaba la búsqueda del productor rural. “Esto es el inicio de la investigación y hay que dilucidar diversas cuestiones pero tengo los elementos para haber dispuesto esta medida para estas dos personas detenidas”, explicó Vaugagna, quien espera conocer los antecedentes de los sospechosos.