• Carlos Wagner nombró a once empresas que no estaban siendo investigadas
    • Estela de Carlotto cuestionó que un chofer pueda tener "semejante escritura perfecta"
    • Nicolás Dujovne: "Tuvimos una oportunidad perdida con el kirchnerismo, que fue un gobierno del saqueo"
    • Dietrich: "En el kirchnerismo había una matriz de privilegio para los que estaban cerca del poder"
    • Detectaron una cuenta secreta en Luxemburgo del contador de los Kirchner
    • El empresario Aldo Roggio declaró ante el juez Bonadio, que analiza si lo aprueba como arrepentido

Ya hay al menos 26 muertos y más de 130 desaparecidos por la ruptura de una represa en Laos

Botes. Decenas de pobladores de la provincia de Attapeu, en Laos, son evacuados en medio de las graves inundaciones tras la ruptura de una represa. /AFP

Los cuerpos de 26 personas fueron recuperados en Laos, donde la ruptura de una represa hidroeléctrica dejó al menos 131 desaparecidos y varias aldeas inundadas en el sur del país.

“Hay 131 desaparecidos”, declaró el primer ministro Thonglun Sisulith, en un primer balance oficial tras la catásfrofe. La agencia de prensa oficial había mencionado hasta ahora “centenares de desaparecidos”. El aislamiento de la zona por las lluvias está complicando además las tareas de rescate.

Al menos ocho aldeas de Attapeu quedaron sumergidas parcialmente por los 5.000 millones de metros cúbicos de agua que liberó el derrumbe de una sección de una red de embalses en construcción en los ríos Xe Pian y Xe Namnoy.

El cónsul tailandés en Laos, Chana Miencharoen, que visitó el lugar del accidente, dijo este miércoles que se habían recuperado 26 cuerpos. “Otros diecisiete están heridos y fueron llevados al hospital”, dijo a la AFP. Horas antes había dicho que todavía no podían estimar el número de desaparecidos y que el agua llegaba a los techos de las casas.

El gobernador Bounhom Phommasane, del distrito Sanamxay, en Attapeu, declaró a los medios oficiales que este miércoles a la mañana tenían 2.851 personas rescatadas, y que aún quedaba más de 3.000 en espera de auxilio.

“Un segundo paso para nosotros será recuperar e identificar a los muertos, pero actualmente lo prioritario es encontrar a los que siguen con vida”, añadió el gobernador, según cita el diario Vientiane Times.

La agencia de prensa KPL dfundió este miércoles un balance de “cientos de personas” desaparecidas, entre ellas 50 solamente en la aldea de Ban Mai. La catástrofe se produjo en el sur del país, cerca de las fronteras con Camboya y Vietnam.

Refugios. Los residentes de la localidad de Paksong, Laos, fueron llevados a refuigios improvisados. /AFP

Las imágenes de los medios locales muestran a personas sobre los techos a la espera de los socorristas. Otras intentaron salir de la zona para salvarse de las inundaciones.

Cerca de 750 personas lograron refugiarse en una provincia vecina a decenas de kilómetros de la catástrofe, según testigos. De acuerdo con el cónsul tailandés, más de 6.000 personas están damnificadas.

En el país se preguntan si las empresas encargadas de la construcción de la represa tomaron suficientes medidas de seguridad y algunos habitantes dicen que fueron advertidos con poco tiempo del desastre.

“Pasó muy rápido, no tuvimos mucho tiempo para prepararnos”, declaró a la AFP Joo Hinla, que vive en una de las aldeas más afectadas, Ban Hin Lath, y sigue sin tener noticias de cuatro miembros de su familia.

Uno de los operadores coreanos del proyecto indicó que desde el viernes, después de lluvias torrenciales por el monzón, se detectaron “once centímetros de hundimiento en el centro de la represa”.

Bajo el agua. Los equipos de rescate ya recuperaron más de 20 cuerpos bajo las aguas, tras las feroces inundaciones por la ruptura de una represa en Laos. /AFP

Uno de sus colegas coreanos relató que “la parte superior de la represa” fue arrastrada el domingo a las 21 (hora local), es decir casi 24 horas antes del derrumbe total de la estructura que liberó 500 millones de toneladas de agua.

El domingo “alertamos inmediatamente a las autoridades y comenzamos a evacuar las aldeas” cercanas, indicó una de las compañías coreanas.

Los trabajadores fueron enviados al lugar pero los intentos para hacer las reparaciones necesarias se vieron obstaculizados por las lluvias.

La catástrofe “revela la inadecuación de los sistemas de alerta” y “plantea cuestiones importantes sobre la seguridad de las represas en Laos”, un país golpeado cada año por el monzón, lamentó Maureen Harris, una especialista en las represas de Laos para la oenegé International Rivers.

Las operaciones de rescate se han complicado por las condiciones meteorológicas. Y la zona del desastre está muy aislada, sólo se puede acceder con helicóptero o barco.

La estructura que se derrumbó, llamada Saddle Dam D, forma parte de una red de varias represas hidroeléctricas. Este proyecto de más de mil millones de dólares implica empresas de Laos, Tailandia y Corea del Sur, reagrupadas en la sociedad Xe-Pian Xe-Namnoy Power Company’s (PNPC).

La represa tenía previsto empezar a distribuir energía eléctrica en 2019, y el 90% iba a ser exportada a la vecina Tailandia. El resto se distribuiría en la red local.

Situada en el corazón de la península de Indochina, este pequeño Estado rural y montañoso quier convertirse en la fuente de energía del sudeste asiático”.

Según la ONG International Hydropower Association (IHA), existen más de 50 proyectos hidroeléctricos en Laos. Varias organizaciones de defensa del medioambiente han advertido del impacto de estas represas en el río Mekong, su flora y su fauna, así como sobre las poblaciones rurales.

Fuente: AFP y EFE