Una empresa farmacéutica se negó a que utilicen una de sus drogas para ejecutar a un hombre en Estados Unidos

Foto de archivo de la sala donde se realizan las ejecuciones mediante inyecciones letales en la Prisión Estatal de Ely, en Nevada, Estados Unidos. /Nevada Department of Corrections via AP

La Justicia de EE.UU. suspendió de forma indefinida la ejecución prevista para hoy en Nevada de Scott Dozier después de que la farmacéutica Alvogen interpuso un recurso para que el estado no utilice sus productos en la inyección letal.

Dozier, de 47 años y condenado por dos asesinatos, había pedido al estado que lo ejecutara tras renunciar a su proceso de apelaciones.

Nevada tenía previsto llevar a cabo el proceso con una combinación de tres fármacos, entre ellos el sedante midazolam, producido por Alvogen.

La compañía farmacéutica presentó el martes un recurso que la Justicia aceptó para impedir a Nevada el uso de su producto, alegando que el estado lo había obtenido de forma engañosa tras su negativa a proveérselo.

Según Alvogen, el Departamento Correccional de Nevada (encargado de la política carcelaria) hizo el pedido de midazolam a través de una farmacia en Las Vegas, lo que le permitió esquivar el veto de la empresa.

Las empresas farmacéuticas estadounidenses se han opuesto en la última década al uso de sus fármacos en inyecciones letales, provocando un descenso de las ejecuciones por falta de componentes.

Pese a esa oposición, esta tan solo fue la segunda vez que una empresa farmacéutica recurrió a la Justicia para frenar una ejecución. La primera, en Arkansas, no logró su cometido.

La jueza que aceptó temporalmente el recurso de Alvogen, Elizabeth Gonzalez, programó una nueva audiencia para septiembre.

Dozier fue condenado a muerte en 2007 por el asesinato cinco años antes en un motel de Las Vegas de Jeremiah Miller, un fabricante de metanfetamina al que robó 12.000 dólares con los que la víctima pretendía adquirir materiales para la droga.

Las autoridades hallaron días después el torso mutilado de Miller dentro de una maleta en las basuras de un complejo de apartamentos, pero sus brazos, piernas y cabeza nunca se recuperaron.

Dozier ya había sido condenado a 22 años de cárcel en Arizona por por un asesinato en 2001 de un hombre cuyo cuerpo metió en un contenedor de plástico que arrojó al desierto.

Desde que el Tribunal Supremo de EE.UU. restituyó la pena de muerte en 1976, Nevada ha ejecutado a 12 presos, el último de ellos en 2006.

Fuente: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *