Un cardenal portugués propuso la abstinencia a los divorciados y el Papa le contestó por carta

Cardenal Manuel Clemente pide abstinencia sexual a los casados por segunda vez.

El papa Francisco tardó cuatro meses en contestar. Y lo hizo a través de una carta en la que le aconsejó al cardenal patriarca de Lisboa “sabiduría y paciencia” en su acompañamiento a los problemas conyugales de los fieles, después de que líder de la iglesia portuguesa sugiriera que los divorciados que se vuelven a casar practiquen la abstinencia.

En febrero, el cardenal Manuel Clemente había expresado en un documento que en el caso de los divorciados los sacramentos pueden suministrarse “en circunstancias excepcionales”, aunque la iglesia “no debe dejar de proponer la vida en continencia” a los casados en segundas nupcias si su primer matrimonio no ha obtenido la nulidad eclesiástica.

Su recomendación era parte de su interpretación de la exhortación “Amoris Laetitia” del pontífice, publicada en abril de 2016, en la que el papa Francisco apoyaba el acompañamiento de las situaciones familiares “irregulares”, como los divorciados vueltos a casar.

La recomendación de Clemente provocó un gran revuelo en Portugal, donde es considerado el jefe eclesiástico.

En la carta, el papa Francisco le agradece la “profunda reflexión” a Clemente sobre el asunto, según el Patriarcado de Lisboa. El Papa asegura que la reflexión del religioso portugués le “llenó de alegría”, porque demostró “el esfuerzo del pastor”. Pero también aconsejó a Clemente continuar con la paciencia.

“Al expresarle mi gratitud, aprovecho para animar al hermano cardenal y sus colaboradores en el ministerio pastoral a proseguir, con sabiduría y paciencia, el compromiso de acompañar, discernir e integrar la fragilidad que de variadas formas se manifiesta en los cónyuges y en sus vínculos”, dice la carta.

Se trata de un compromiso, admite, que requiere por parte de los pastores “no poco esfuerzo”, pero que por otro lado les “regenera y santifica” ya que “todo es impulsado por la gracia del Espíritu Santo, que el Señor Resucitado concedió a los apóstoles para la remisión de los pecados”.

Clemente subrayó que su mensaje fue mal interpretado y sacado de contexto porque la referencia a la abstinencia sexual para los católicos casados en segundas nupcias es solo una de las “líneas operativas”, una “posibilidad” que incluía en su texto.

“Hay que leer todo el texto porque está ahí. Digo que es una propuesta para quien esté dispuesto y sea capaz de hacerlo”, aclara el cardenal en una entrevista que publicó el semanario luso Expresso.

El consejo del cardenal de Lisboa desató una gran polémica en Portugal, el país europeo con mayor proporción de divorcios y donde miembros de otras diócesis expresaron públicamente su desacuerdo.

Fuente: EFE

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *