• Burlas y memes contra Estela de Carlotto tras sus dichos por la letra de Centeno
    • Mauricio Macri viaja a Jujuy para presentar el primer operativo de los militares con las fuerzas de Seguridad
    • El juez Claudio Bonadio eximió de prisión al operador judicial Javier Fernández
    • Oscar Aguad recibió al jefe del Pentágono y habló de "fortalecer la relación mutua en defensa"
    • La Cámara Federal confirmó a Claudio Bonadio en la causa por los cuadernos de las coimas
    • El abogado de Roberto Baratta pidió la nulidad de la causa de los cuadernos de las coimas

Texas: pidió detener la ejecución del asesino de su padre pero fue en vano

El estado de Texas, en Estados Unidos, ejecutó este martes a un asesino de 34 años, a pesar de la última petición de clemencia del hijo del hombre que mató. 

Christopher Young, condenado a muerte por el crimen del propietario de una tintorería durante un intento de robo en 2004, fue declarado muerto a las 18.38 hora local (23.38 GMT) tras recibir una inyección letal en la prisión de Huntsville, según notificó el Departamento de Justicia Criminal de Texas.

En la mañana del 21 de noviembre de 2004, Young, en ese entonces de 21 años, robó un auto y condujo hasta una tintorería , propiedad de Hasmukh Patel, en San Antonio.

Una vez dentro, Young amenazó a Patel (53) con su arma y le pidió todo el dinero de la caja registradora. Antes de completar el robo, le propinó un disparo mortal en el pecho y se dio a la fuga.

Dos clientes del local presenciaron el hecho desde el estacionamiento y alertaron de lo ocurrido a la Policía, que detuvo a Young horas después tras localizar el vehículo robado en una casa.

En su defensa, Young alegó que actuó bajo la influencia del alcohol y la cocaína, por lo que aseguraba que no quiso matar a Patel. Pese a ello, un jurado lo condenó a muerte en 2006.

Mitesh Patel, hijo del comerciante asesinado, había iniciado una campaña durante las últimas semanas para pedir al gobernador de Texas que perdone al prisionero, padre de tres hijos.

“Mató a mi padre y ahora vamos a matarlo: la suma de dos males no servirá de nada”, argumentó ante la prensa.

Sin embargo, todos los recursos ante los tribunales y los pedidos de clemencia fueron en vano.

La de Young fue la octava ejecución de 2018 en Texas y la decimotercera en todo el país. Desde que el Tribunal Supremo restituyó la pena capital en 1976, EE.UU. terminó con la vida de 1.478 presos, 553 de ellos en Texas, más que en ningún otro estado. 

Fuente: EFE