Pompeo respondió a las acusaciones norcoreanas y advirtió que seguirán las sanciones hasta que se complete la desnuclearización

El canciller de Estados Unidos, Mike Pompeo, durante una conferencia de prensa con la ministra de Relaciones Exteriores de Japón, Taro Kono, y el ministro de Relaciones Exteriores de Corea del Sur, Kang Kyung-Wha. (AP/David Mareuil)

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, respondió las acusaciones de los funcionarios norcoreanos y aseguró que se mantendrán las sanciones hasta que se cumpla con una “desnuclearización completa y totalmente registrable”.

Un vocero no identificado de la cancillería de Corea del Norte había calificado en las primeras horas del sábado como “lamentables” las discusiones con el canciller estadounidense y denunció una actitud “gangsteril” en su demanda para que Pyongyang desarme su arsenal nuclear.

Por su parte, Pompeo hizo una réplica este sábado a la noche (horario de Argentina) en la que desestimó las acusaciones e intentó aclarar la confusión que pareció haberse generado en torno al alcance del término “desnuclearización”.

“Miren, la gente va a hacer comentarios desviados después de las reuniones. Si prestara atención a lo que dijo la prensa, me volvería loco, y me niego a hacer eso”, dijo el canciller durante una conferencia de prensa que compartió con los ministros de Relaciones Exteriores de Japón y Corea del Sur, Taro Kono y Kang Kyung-Wha.

Al respecto del calificativo norcoreano sobre la postura de Estados Unidos sobre la desnuclearización, respondió: “Si ese pedido fue gangsteril, entonces el mundo es gángster, porque hubo una decisión unánime del Consejo de Seguridad de la ONU acerca de los objetivos que se deben conseguir”.

A su vez, reafirmó el compromiso de Estados Unidos de mantener las sanciones hasta tanto no se verifique una “desnuclearización en el sentido amplio”, y destacó que los norcoreanos “entienden eso y no lo rebatieron” en las últimas reuniones.

“Habrá una verificación ligada a la desnuclearización completa, eso es lo que el presidente (Donald) Trump y el líder Kim (Jong Un) aceptaron”, agregó.

En Tokio, Pompeo se reunió con los jefes de la diplomacia surcoreana y nipona, así como con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, un gesto apreciado por los principales aliados de Washington en Asia.

“Reunión constructiva con el ministro japonés de Relaciones Exteriores esta mañana para hablar de la alianza estadounidense-japonesa, piedra angular de la estabilidad regional, y mantener la máxima presión sobre Corea del Norte”, tuiteó por la mañana Pompeo.

El viernes y el sábado, el enviado del presidente estadounidense habló durante ocho horas con responsables norcoreanos en Pyongyang, entre ellos Kim Yong Chol, el brazo derecho de Kim Jong Un, intentando fijar una hoja de ruta concreta para el acuerdo que cerraron el 12 de junio Trump y Kim, durante una cumbre histórica en Singapur.

Pompeo partirá este domingo desde Tokio hasta Hanoi (Vietnam), donde permanecerá hasta el lunes, y posteriormente volará a Abu Dabi y Bruselas antes de regresar a Estados Unidos.

Fuente: EFE y AFP