“Nosotros no fuimos”: la aviación de Canadá niega ser la responsable de una “lluvia” de materia fecal

Al parecer, es una situación que puede suceder. Un desperfecto en el sistema de plomería de un avión puede llevar a pérdidas de desechos orgánicos dejados por los pasajeros en los baños. Debido a las temperaturas a esa altura, esa masa se congela ni bien entra en contacto con el aire, y a medida que va cayendo, vuelve a su estado semi sólido original. Al momento de impacto en la tierra, la sustancia maloliente está lista para arruinarle la vida al que se le cruce. 

A lo largo del mes de mayo, hubo al menos 18 denuncias en la región de British Columbia, Canadá, de incidentes que parecían ser de este tipo. Uno de los testimonios fue de una madre y su hijo, que paseaban en su auto descapotable, con los vidrios bajos, cuando de golpe sintieron una lluvia negra de olor insoportable caer sobre ellos. “Sentimos como las gotas caían directamente sobre nosotros. Los dos nos pusimos muy mal, y yo no pude dormir hasta las 4 de la mañana del día siguiente”, le explicó Susan Allen al diario británico The Guardian, sobre su experiencia. 

Para Allen, era claro que se trataba de los restos caídos de un avión. Transport Canada, el ente nacional de aviación civil del país, se comprometió a investigar esta y otras denuncias. Ahora, dos meses después de los incidentes, el organismo salió a dar a conocer sus conclusiones. Para ellos, los aviones “no tuvieron ninguna responsabilidad en estos incidentes”. 

En un correo electrónico que le mandó a Allen, el organismo sostiene que la material fecal que cayó sobre su vehículo no era de color azul, al parecer una señal incontrovertible de que la sustancia provenía de un avión. Al mismo tiempo, informó que, si bien había 3 aviones en la zona, ninguno de ellos pasó volando cerca de la intersección en donde se produjo el incidente sobre el auto de Allen. 

Para algunos especialistas consultados por The Guardian, el hecho de que algunos afectados afirmaron que luego de entrar en contacto con la sustancia tuvieron conjuntivitis, es una señal clara de que se trataba de materia fecal.

Una explicación alternativa, si bien poco probable, es que podría tratarse de los desechos de una gran bandada de pájaros que justo pasaban por esa zona.

De cualquier manera, todas las fuentes consultadas afirmaron que si de verdad se quería llegar al fondo del misterio, la solución era muy sencilla: hacerle una prueba de ADN para determinar de quién salieron esos desechos en primer lugar.