Nicolás Maduro ratifica a la mayoría de la cúpula militar de Venezuela, su principal apoyo

EFE

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ratificó en sus cargos a casi todos los altos mandos de la Fuerza Armada -considerada su principal soporte en medio de la crisis política y social-, cuando arrecian las denuncias de conspiración. “He decido ratificar al ministro de Defensa, Vladimir Padrino, hombre honesto, ejemplar, leal como nunca. Agradezco todo su esfuerzo. Confío en ti, en tu autoexigencia”, destacó el mandatario socialista durante un desfile militar.

De 55 años, el general Padrino ocupa esa cartera desde 2014.

Maduro también mantuvo como comandante del Ejército al mayor general Jesús Suárez Chourio; al mayor general Richard López al frente de la Guardia Nacional Bolivariana; y al mayor general Carlos Leal como cabeza de la Milicia.

El almirante Remigio Ceballos seguirá como jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (CEO-FANB) y el mayor general José Adelino Ornella continuará como jefe del Estado Mayor del CEO-FANB.

Maduro, sin embargo, sustituyó al almirante Edglis Herrera como comandante de la Armada, por el almirante Giuseppe Alessandrello Cimadevilla. También cambió al mayor general Iván Hidalgo como comandante de la Aviación y en su lugar designó al mayor general Pedro Juliac. “Quiero agradecer toda la disciplina, el ejemplo, el liderazgo moral de todos los jefes militares”, dijo Maduro durante el acto, acompañado de varios de sus principales colaboradores.

Ceballos, uno de los oficiales de más alto rango, le ratificó a Maduro la lealtad de la FANB frente a los “ataques del imperialismo y el bloqueo de Estados Unidos”, que ha impuesto sanciones contra Venezuela, su petrolera PDVSA y a varios funcionarios del gobierno, incluido el presidente.

El pasado miércoles, Maduro llamó a los militares a “no bajar la guardia”, haciéndose eco de versiones de prensa en Estados Unidos de que en agosto de 2017 su homólogo estadounidense, Donald Trump, planteó la posibilidad de invadir Venezuela.

Ese día se supo que la mayoría de los casi 17.000 mandos militares que fueron ascendidos debían firmar una carta de “laeltad” a Maduro y no a la Constitución como establece la Carta Magna.

El jefe de Estado, que recibió el apoyo de la Fuerza Armada para la “defensa de la paz” del país, dijo que estos anuncios son “para fortalecer los mandos militares”.

El 24 de mayo, cuatro días después de su controvertida reelección, el mandatario anunció la captura de un grupo de militares acusados de conspirar contra esos comicios, azuzados por la oposición y los gobiernos de Colombia y Estados Unidos. La ONG Justicia Venezolana aseguró el pasado miércoles que unos 150 miembros de la Fuerza Armada están en prisión “por razones políticas”.

Maduro, confrontado a una enorme impopularidad por la crisis socioeconómica, según encuestas, fue reelegido hasta 2025 en comicios boicoteados por la oposición y desconocidos por Estados Unidos, la Unión Europea y varios países latinoamericanos.