• El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina Kirchner
    • Mario Pergolini: "Macri me decepcionó un poco"
    • El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina
    • En Santiago del Estero, el gobernador Zamora ganó en 25 de 26 intendencias
    • Jorge Lanata: "Los K niegan los bolsos como los milicos negaban los campos de concentración"
    • Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez

Fotos inéditas de los terroristas de Barcelona y Cambrils preparando los ataques

Preparativos. La célula de terroristas españoles antes del ataque del 17 de agosto (AFP).

Preparando cinturones explosivos, corriendo por el mercado de La Boqueria o, incluso, analizando el sistema de seguridad de la parisina Torre Eiffel. Este martes han salido a la luz impactantes imágenes de varios miembros de la célula terrorista que atentó contra Barcelona y Cambrils el pasado 17 de agosto, provocando 16 muertos y más de un centenar de heridos.

Un doble ataque que se precipitó tras una explosión descontrolada en el chalet de Alcanar donde la célula se preparaba para perpetrar una ofensiva aún mayor durante unas jornadas de las que se han obtenido varias fotografías. Ellas muestran, entre otros, al conductor de la furgoneta que cruzó La Rambla de Barcelona, Younes Abouyaaqoub –abatido en Subirats– y otros de los yihadistas como Mohamed Hichamy –abatido en Cambrils– y Youssef Aalla –muerto en la explosión de Alcanar.

En las imágenes se observa con claridad cómo los terroristas graban los sistemas de seguridad de la Torre Eiffiel de París –el fin de semana antes de los atentados–, mientras que en las registradas en la casa de Alcanar, tres de los yihadistas aparecen manipulando el explosivo fabricado y montando los cilindros que debían llevar los cinturones explosivos que preveían vestir durante los atentados, previstos para ese fin de semana.

Alcanar era el centro operativo de la célula, donde instalaron su laboratorio de explosivos. Esta casa era frecuentada sobre todo por cinco miembros de la célula: Abdelbaki es Satty –cerebro de la célula–, Abouyaaqoub, Mohamed Hichami, Youssef Aalla y Mohamed Houli. Estos cuatro últimos eran los encargados de confeccionar los explosivos, según unos manuales que se había descargado por internet Hichami. De ello existe constancia por cuanto se han podido encontrar vídeos donde se les ve manipulando las sustancias e incluso confeccionan un chaleco explosivo y varias granadas caseras, mientras profieren insultos contra los cristianos y los Mossos.

En acción. Otra foto difundida ayer de los yihadistas de Barcelona y Cambrils (AFP).

La célula estaba compuesta por diez personas, de las cuales ocho fueron abatidas por los Mossos d’Esquadra. Según los informes de las fuerzas de seguridad, se trató de un grupo mucho más organizado de lo que se pensaba en un principio, que se re­partió tareas, usó personas interpuestas que no tenían que ver con ellos para conseguir infraestructura y se financiaron con pequeños delitos.

La filtración de las imágenes llega una vez se ha levantado el secreto sobre parte del procedimiento judicial. La causa ha permanecido bajo secreto casi un año y ahora deja que las partes personadas en ella puedan acceder sólo a parte de las diligencias practicadas en la investigación, ya que mantiene algunas de ellas en secreto relacionadas con entradas y registros o con comunicaciones telefónicas.

Las imágenes se han hecho publicas el mismo día que dos testigos protegidos han declarado en la Audiencia Nacional. El primero de ellos ha situado a uno de los procesados por los atentados de Barcelona y Cambrils, Driss Oukabir, en la casa de Alcanar donde los terroristas fabricaban explosivos.

Trabajo. En esta foto sin fecha aparecen Abouyaaqouab Aalla y Hichamy, dos de los terroristas que atentaron en Barcelona y Cambrils (AFP).

Se trata de un vecino que vivía cerca del domicilio y que, incluso, ha reconocido que se saludaba con un “hola y adiós” con el terrorista. Hasta ahora, Oukabir sólo había reconocido haber alquilado la furgoneta con la que Younes Abouyaaqoub atropelló decenas de personas en La Rambla, pero había negado cualquier otra implicación con la célula terrorista. Ahora, este testigo lo sitúa justo en la casa desde donde los jóvenes preparaban la acción y que voló para los aires mientras manipulaban explosivos.

El otro testigo protegido, un camarero de un bar de Tona (Osona), ha confirmado por su parte que el día antes de los ataques vio a Younes Abouyaaqoub y Driss Oukabir en el establecimiento. Según sus palabras, estaban nerviosos, sudados y que situaron apartados del resto de la gente. Siempre que el camarero se acercaba, además, evitaban el contacto visual con él.

Los terroristas del 17-A se grabaron en vídeo días antes del atentado asegurando que habían sido elegidos para “hacer llorar sangre” a los “enemigos de Alá” y mostrando explosivos: “con vuestro dinero, nos preparamos para mataros. Cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas”. Así se desprende del audio de algunos vídeos, avanzados hoy por La Razón y Antena 3, que los Mossos d’Esquadra recuperaron en una tarjeta de memoria de una cámara fotográfica localizada en la casa de Alcanar donde la célula preparaba los explosivos para cometer los atentados.

En uno de los audios, uno de los terroristas, identificado como Hichamy, muestra una granada de mano improvisada: “el presupuesto de cada una no sé cuánto es porque todo lo que tenemos lo he traído de mi puesto de trabajo y lo he trabajado allí delante de vuestros aliados, que me veían como los hacia, es decir, que con vuestro dinero (su sueldo), nos preparamos para mataros, o sea, que el problema lo tenéis vosotros y no nosotros”.

Guarida. Los terroristas en su refugio en Barcelona (AFP).

“Cada gramo de este hierro se os va a meter en vuestras cabezas o en las de vuestros hijos o en la de vuestras mujeres”, insiste el terrorista, mientras algunos de sus compañeros posaban con chalecos explosivos.

En otro audio, Hichamy indica: “Nos queríais comprar con nuestros trabajos. La vida no nos importa nada, Alá nos ha elegido entre millones de hombres para haceros llorar sangre”, mientras otro miembro de la célula identificado como Younnes exclama: “¡Enemigos de Alá! Esto es para que sepáis que el musulmán tiene el honor y la fuerza”.

”Estamos trabajando en ello. Todo lo que os tenemos preparado, os vais a arrepentir de haber nacido, sobre todo vosotros, Mossos d’Esquadra”, amenaza Hichami, que muestra parte de un artefacto explosivo y alardea de que “no cuesta nada”. “Lo único que hace falta -apunta- es la fe y tener odio a los infieles. Esto (muestra el artefacto) de presupuesto no ha superado 15 euros, entre los 15 y los 20”. “Y hace mucho daño, ja, ja”, interviene un terrorista identificado como Houli, ante lo que Youness certifica: “ja, ja y hace daño”.

Fuente: La Vanguardia de Barcelona