El jefe de la diplomacia de Estados Unidos viaja a Corea del Norte

Encuentro. Mike Pompeo ya se reunió con el líder norcoreano Kim Jong-un el 9 de mayo. Esta es su tercera visita a Pyongyang. /AP

 El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, iniciará este viernes una crucial visita a Corea del Norte que se contempla como el primer gran paso tras la cumbre de Singapur y que llega entre dudas sobre las verdaderas intenciones de Pyongyang sobre su desarme.

Se espera que Pompeo, que partió de Washington la madrugada del jueves, se reúna con el líder norcoreano, Kim Jong-un, tras su llegada el viernes a Pyongyang, donde pasará una noche. Aunque este encuentro no fue confirmado oficialmente. Esta es ya la tercera visita del ex director de la CIA en solo unos meses al aislado país comunista.

Durante su visita de dos días de duración, el jefe de la diplomacia estadounidense podría presentar a los norcoreanos las primeras sugerencias en cuanto a plazos y metodología para el desmantelamiento de su programa nuclear.

​Las conversaciones se producen en un momento en que en Estados Unidos han surgido nuevas dudas sobre la seriedad del desarme prometido por el líder norcoreano en la cumbre celebrada con el presidente estadounidense, Donald Trump, el 12 de junio en Singapur.

En esa reunión, ambos líderes firmaron una declaración en la que el régimen se comprometió a trabajar por la “total desnuclearización” si Washington garantiza su supervivencia, aunque el documento no aportó ningún detalle más.

La visita de Pompeo llega después de que se hayan publicado informaciones en Estados Unidos, citando fuentes de la inteligencia nacional, que aseguran que Pyongyang no solo ha seguido enriqueciendo uranio desde el 12 de junio si no que estaría tratando de ocultar buena parte de su arsenal y reservas a Washington.

Este mismo jueves, el parlamentario surcoreano conservador Kim Hack-yong aseguró que en una reciente reunión con el Ministerio de Defensa Nacional se le informó que Corea del Norte parece estar además construyendo un nuevo submarino capaz de disparar misiles balísticos en su centro de desarrollo de Sinpo, en la costa oriental del país.

El congresista recordó además, según declaraciones recogidas por la agencia Yonhap, que las obras en el centro de investigación nuclear de Yongbyon -epicentro del programa nuclear- no han cesado, tal y como mostraron recientemente imágenes por satélite, y que Pyongyang no ha dado por el momento señales de desmantelar una estructura para probar motores de misiles, tal como prometió.

La visita de Pompeo se considera pues una primera prueba para medir cuál es el verdadero alcance de los planes de desarme expresados por el régimen este año.

Pompeo volará después el 7 de julio de Pyongyang a Tokio, donde se reunirá con sus homólogos japonés y surcoreana, Taro Kono y Kang Kyung-wha, para analizar los resultados de este viaje.

Fuente: agencias