• El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina Kirchner
    • Mario Pergolini: "Macri me decepcionó un poco"
    • El relato de los cuadernos y todas las pruebas que complican a Cristina
    • En Santiago del Estero, el gobernador Zamora ganó en 25 de 26 intendencias
    • Jorge Lanata: "Los K niegan los bolsos como los milicos negaban los campos de concentración"
    • Un piloto denuncia que en su avión llevaron a Panamá US$ 50 millones que lavó Lázaro Báez

El gobierno de Angela Merkel debate si reintroduce alguna forma de servicio obligatorio para jóvenes

Ursula von der Leyen, ministra de Defensa de Alemania, explicó que no se trata de revocar la eliminación del servicio militar obligatorio. / AFP

El gobierno de Alemania actualmente debate la posibilidad de reimplantar la prestación obligatoria de servicio al país para los jóvenes, ya sea civil o militar, siete años después de que fuera suspendida.

En una rueda de prensa rutinaria, el portavoz del ministerio de Defensa Jens Flosdorff subrayó que para la titular de esa cartera, Ursula von der Leyen, “no se trata de una reintroducción del servicio militar obligatorio” como el que ya existió, ni tampoco de una discusión “que tenga como objetivo un resultado a corto plazo”.

Constituye, no obstante, un debate “muy útil y muy bueno” del que también el ejército se puede beneficiar, ya que pone de relieve “el elevado valor añadido que alberga el compromiso de los jóvenes al ponerse por un tiempo limitado al servicio del país, tanto para sus propias vidas como para el conjunto de la sociedad”, puntualizó.

La discusión en torno a la introducción de un año de servicio obligatorio es “buena e importante” además, porque nombra y dirige la atención sobre temas que son de “enorme importancia”, tanto para la sociedad en general como también para el ejército, agregó.

No obstante, subrayó que para la ministra lo “prioritario” ahora es “la modernización del ejército” en materia de equipamiento, que ya ha comenzado, crear condiciones de competitividad para las tropas profesionales, tanto a nivel civil como militar y una dotación económica que responda a las “elevadas exigencias”, así como la europeización de la defensa.

Al mismo tiempo, subrayó que el servicio voluntario de los jóvenes, tanto en el ejército como en otras instituciones “de especial importancia” para el país, merece no sólo el “debido agradecimiento y reconocimiento”, sino que debe conllevar también “ventajas tangibles” para los que lo desempeñan.

A pesar del entusiasmo de un sector del oficialismo, los críticos y expertos alertan de que podría no ser compatible con la constitución alemana y las leyes de la Unión Europea (UE). Para Fritz Felgentreu, experto en defensa del Partido Socialdemócrata (SPD), “el servicio obligatorio socava los derechos humanos en virtud de la legislación de la UE”, por lo que añadió que habría que ver si algún futuro servicio nacional podría adaptarse para ser compatible con la ley.

La prioridad para Alemania en este momento pasa por modernizar su ejército. / AFP

Por su parte, la portavoz adjunta del gobierno alemán, Ulrike Demmer, reiteró que la “revocación de la eliminación del servicio militar obligatorio” no está en discusión, mientras que destacó lo “valioso e irrenunciable” del servicio voluntario que prestan los jóvenes en el país y que “no debe subestimarse”.

El fin de semana los medios alemanes se hacían eco del debate iniciado por la secretaria general de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) Annegret Kramp-Karrembauer, el partido de la canciller Angela Merkel, sobre la posibilidad de reimplantar para los jóvenes la prestación obligatoria de servicio al país.

Según el diario “Frankfurter Allgemeine Zeitung”, Kramp-Karrembauer, estudia la posibilidad de incluir la reintroducción de la prestación obligatoria en el nuevo programa de los conservadores, que se aprobará en un congreso este otoño.

El servicio militar y la prestación social sustitutiva dejaron de ser obligatorias el 1 de julio de 2011, a partir de una decisión del segundo gobierno liderado por Merkel, una coalición de conservadores y liberales.

Fuente: agencias