El británico envenenado con el gas Novichok mejora y está consciente

Charly Rowley, el británico y “víctima colateral” de la nueva contaminación del agente nervioso Novichok en Gran Bretaña, está consciente y pudo hablar brevemente este miércoles por la mañana con la policía, que sigue sin encontrar el elemento que lo contaminó o el lugar. Pero la policía antiterrorista de Scotland Yard considera que van a tener que esperar días o semanas para que pueda recuperar la memoria o focalizar exactamente qué le pasó.

Después de tener una breve conversación, la policía cree que Rowley no está en condiciones de tener un interrogatorio para conocer las condiciones en las que fue contaminado.

Rowley está internado en el hospital de Salisbury desde el 30 de junio, cuando junto a Dawn Sturgess, su pareja, sufrieron convulsiones, ojos desorbitados y una baba blanca comenzó a surgir de sus bocas en su nueva casa de Amesbury, no lejos de Salisbury. Dawn murió el domingo pasado, luego de que el departamento bacteriológico de Porton Dawn confirmara que ambos fueron expuestos al agente nervioso con que trataron de eliminar al ex espía ruso Serguei Skripal y su hija Yulia en Salisbury en marzo pasado. Los considera sus “víctimas residuales”, que entraron en contacto con el agente nervioso y se contaminaron más que los Skripal. Pero nadie sabe dónde ni cómo.

El gobierno británico acusó a Rusia y sus servicios secretos como responsables en marzo y se expulsaron espías rusos en los países occidentales aliados del reino, además de aplicar sanciones al régimen de Vladimir Putin. Ahora le exigen colaboración.

Actualmente Charly se encuentra internado en terapia intensiva del hospital de Salisbury y custodiado las 24 horas del día por razones de seguridad. Su caso amenaza la salud pública y los intereses estratégicos del reino. Neil Basu, el máximo oficial de contraterrorismo británico, alertó que, si se encuentra en un recipiente o un frasco, el Novickok puede mantenerse activo por más de 50 años. Una posibilidad que inquieta a la población británica y no sólo a la de Salisbury. El gobierno va a aportar 7 millones de dólares para recuperar el área contaminada y resucitar los negocios, que han quedado al borde de la bancarrota en esta ciudad histórica, tras la contaminación.

Mathew, único hermano de Charley, lo visitó este miércoles por primera vez en el hospital y explicó a la prensa que ha quedado “como un esqueleto”. No pudo acercarse porque está rodeado de máquinas y tubos pero consiguió tener una conversación. Debió usar ropa de protección y guantes antes de ingresar a su habitación en el hospital, que está vigilada .

“Fue shockeante. Casi no lo podía reconocer. No es el Charles que yo conozco. Está despierto. Está hablando, tiene sentido lo que dice pero parece un esqueleto. No podía levantar la cabeza de su almohada. Cuando le hablé de Dawn se emocionó y yo cambié de conversación. Las enfermeras dicen que se volverá más fuerte con los días”, explicó Matthew a los periodistas, a la salida del hospital.

Matthew dijo que fue acompañado por un policía durante la visita y no tuvieron permitido hablar de lo que sucedió. “Nosotros hablamos de su nueva casa. El está preocupado con perder su casa. Hablamos de los viejos tiempos y de que pasará en el futuro”, dijo.

“El sabe por qué está ahí. Pienso que está viviendo hora a hora. Había varios policías en la puerta. A mí me acompañó un policía todo el tiempo y me decía: ‘De eso no puede hablar’. Jamás ví tantas maquinas. Debería de haber seis máquinas y tubos, que le salían del cuerpo y cables por todos lados. La enfermera me explicó que estaría en terapia intensiva por un tiempo. Pero que está mejor, hablando. Que todo es un buen signo. Entiende lo que le hablan. Ellos no estaban seguros de que podía salvarse. Pero de pronto, despertó”, relató.

Matthew no había visto a su hermano “durante bastante tiempo”. Charly es un adicto a la heroína y su adicción había generado fricciones familiares. “El tenía su vida con su novia” explicó.

“En la habitación de terapia intensiva Charly ve las noticias y se reconoce en ellas. Se ríe y dice: ‘Soy famoso ahora’. Tiene mucho sentido del humor. No me permitieron darle un diario en caso de que haya noticias que le hacen mal. Le dí un DVD, algunos films y un poco de dinero”, contó.

La descripción de Matthew es la primera que surge desde que su hermano llegó al hospital en coma, envenenado, el pasado 30 de junio. Los Skripal se salvaron y salieron del hospital. Viven protegidos por la seguridad británica en un lugar desconocido.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *