Duro cruce de Trump con el liderazgo europeo al inicio de una polémica gira

Fiel a su estilo confrontativo, el presidente estadounidense Donald Trump agitó el inicia su gira por Europa con una nueva pelea. En este caso con sus socios más cercanos, los miembros de la Unión Europa y de la OTAN, a quienes acusó de no gastar lo suficiente en defensa, perjudicando a Estados Unidos.

El mandatario estadounidense se cruzó duro con el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien con ironía le recomendó “apreciar a los aliados”, ya que “no tiene muchos”. Trump, en forma despectiva, replicó que le iba a resultar más fácil el diálogo con su par ruso, Vladimir Putin, con quien se reunirá el próximo lunes, que con los europeos.

En viaje hacia la cumbre de los líderes del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), que tendrá lugar entre hoy en mañana en Bruselas, Trump atizó la disputa con una incómoda frase en Twitter: “Preparándome para partir hacia Europa. Primer encuentro, OTAN. Estados Unidos gasta muchas veces más que ningún otro país para protegerlos. No es justo para los contribuyentes estadounidenses”.

Rápidamente le respondió Tusk, quien rechazó la afirmación de Trump y dijo que “los europeos gastan hoy mucho más en defensa de lo que gasta Rusia y lo mismo que China”. “Querido Estados Unidos, aprecia a tus aliados, al fin y al cabo no tienes muchos. Y querida Europa, gasta más en defensa porque todos esperan un aliado bien preparado y equipado”, apuntó, para rematar: “El dinero es importante, pero la auténtica solidaridad debería serlo más”.

Trump arremete continuamente contra los socios de la OTAN, a quienes exige que destinen el 2% de su PBI a gastos de defensa. Se espera que este año sólo ocho aliados del bloque cumplan ese objetivo: Estados Unidos, Estonia, Grecia, Reino Unido, Letonia, Lituania, Polonia y Rumanía.

Según Tusk, en la cumbre de la OTAN, pero sobre todo en su previsto encuentro con Putin, Trump debería recordar que los socios europeos estuvieron al lado de Estados Unidos después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. “Siempre está bien saber quién es un amigo estratégico y quién es un problema estratégico”, subrayó el representante europeo.

También el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, salió a replicarle. Dijo que el aumento del gasto en defensa de los aliados europeos y Canadá no debería ser “para complacer a Estados Unidos sino para garantizar la seguridad y la defensa ante las crecientes amenazas”. “Están aumentando su gasto en defensa por su propia seguridad”, destacó.

Trump no tardó en contestar, y lo hizo en Twitter: “Los países de la OTAN deben pagar más, Estados Unidos debe pagar menos. Muy injusto”, afirmó. Y siguió: “Tenemos muchos aliados, pero no podemos sacar ventaja de ello. La Unión Europea sí saca ventaja de nosotros”.

Luego, en un encuentro con periodistas, el presidente estadounidense citó a su par ruso. “Tengo a la OTAN, tengo a Reino Unido en un momento de agitación y tengo a Putin. Francamente, Putin podría ser la parte más sencilla. ¿Quién lo iba a pensar?”, lanzó irónico.

Trump se refería así tanto a las fricciones por el gasto en defensa como a la crisis de gobierno en la que se ha visto inmerso Reino Unido tras la dimisión de dos ministros en las últimas horas.

En el marco de este enfrentamiento con los europeos, quienes ya están indignados con Washington por haberles impuesto fuertes aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio -y está analizando hacer lo mismo con los automóviles-, Trump se atrevió inclusive a meterse en la interna del Brexit.

En ese sentido, el mandatario estadounidense elogió al ex canciller británico Boris Johnson, quien presentó su renuncia este lunes por diferencias con la primera ministro Theresa May. “Es amigo mío, él ha sido muy, muy bueno conmigo. Me gusta Boris Johnson, siempre me ha gustado”, sostuvo Trump, sin prestarle atención a la irritación que puede provocar su comentario en las autoridades británicas.

La cumbre de la OTAN es la primera estación de una difícil gira europea del magnate inmobiliario. Entre el 12 y el 15 visitará el Reino Unido, donde tampoco se prevé una buena recepción. Y el lunes viajará a Helsinki, donde se reunirá con Putin. Este encuentro resulta polémico para la Unión Europea, quien considera a Rusia una creciente amenaza para el bloque. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *