• Margarita Stolbizer dijo que la causa de los cuadernos "es una parte" y apuntó al flujo de dinero "en las áreas de subsidios"
    • Gerardo Morales quiere casarse pero, por ahora, no puede
    • Cristina Kirchner pidió a sus seguidores que no vayan a Comodoro Py
    • Otra vez Cristina Kirchner se negaría a responder preguntas en una causa por corrupción
    • Santiago del Estero vota en medio del escándalo por los "cuadernos de la corrupción"
    • Chaco: un intendente investigado por lavado tenía $3 millones escondidos

Desde el Gobierno brasileño vinculan a varios políticos con el asesinato de la activista Marielle Franco

Marielle Franco, concejala y activista de Derechos Humanos, fue asesinada en Río de Janeiro el 14 de marzo de 2018. / BYLINE – Mario Vasconcellos

El asesinato de la concejala de Río de Janeiro y activista de Derechos Humanos Marielle Franco, ocurrido hace casi cinco meses, pudo haber tenido una motivación política, según afirmó hoy el ministro de Seguridad Pública de Brasil, Raul Jungmann.

El ministro manifestó hoy en declaraciones a periodistas que el crimen, aún sin resolver, pudo haber sido motivado por disputas políticas y negociaciones para nombramientos en cargos públicos.

“No voy a comentar nombres para no obstaculizar el desarrollo de las investigaciones, pero están implicados agentes públicos, así como también políticos”, afirmó Jungmann.

También insistió en que el asesinato de Franco, que conmocionó a Brasil y fue condenado por diversos organismos internacionales, es “extremadamente complejo” porque tiene “efectos tanto al interior de los órganos y agentes públicos, pero también en términos políticos”.

En la noche del pasado 14 de marzo, Franco fue asesinada a tiros junto al conductor del vehículo en el que viajaba, Anderson Gomes, en el centro de Río de Janeiro tras participar en un acto político-cultural.

La Policía Civil investiga la posible relación en el crimen de los diputados regionales Jorge Picciani, expresidente de la Asamblea Legislativa de Río; Paulo Mello y Edson Albertassi, todos del Movimiento Democrático Brasileño (MDB), que lidera el jefe de Estado, Michel Temer, según publicó en la víspera la revista Veja.

Los tres fueron arrestados en noviembre del año pasado acusados de integrar una red de corrupción que beneficiaba a determinadas empresas del sector de transporte a cambio de sobornos.

Mello y Albertassi continúan presos y Picciani disfruta de prisión domiciliaria desde marzo por decisión de la Corte Suprema.

“Cuando uno tiene la implicación de aquellos que ostentan el poder, (ellos), de hecho, tienen una resiliencia y una capacidad para movilizar defensas o movilizar medios para resistir. Pero no tengo la menor duda de que no hay nada que impida” las investigaciones, apuntó Jungmann sin dar más detalles.

El asesinato de Franco se produjo prácticamente un mes después de que el Gobierno brasileño decretara la intervención federal en el área de seguridad del estado de Río de Janeiro, que dejó en manos de las Fuerzas Armadas el control del orden público.

Franco, de 38 años y militante del izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), denunciaba con frecuencia los abusos policiales, era socióloga de profesión y procedía del complejo de favelas de la Maré.

Además, fue la quinta legisladora más votada en las elecciones de 2016 para el Concejo de Río de Janeiro.

La madre de la concejala, Marinete Silva, se reunió con el papa Francisco el pasado día 2 de agosto y le entregó al sumo pontífice una camiseta de su hija. Ella recibió un rosario bendecido.

Fuente: EFE