Corea del Norte considera “lamentable” la actitud de Estados Unidos en las negociaciones

Varias horas de negociaciones y dos visiones contrarias: Estados Unidos calificó como “muy productivas” las conversaciones de este fin de semana para desmantelar el arsenal nuclear de Corea del Norte, mientras que Pyongyang consideró “muy lamentable” la actitud de Washington.

Poco después de que el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo sostuviera que las conversaciones durante dos días en Pyongyang para concretar la desnuclearización de Corea del Norte fueron “muy productivas”, su contraparte norcoreana denunció las “exigencias codiciosas” y una actitud “muy lamentable” de Washington.

“La actitud y posiciones de Estados Unidos en las conversaciones de alto nivel el viernes y el sábado fueron muy lamentables”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte en un comunicado citado por la agencia de noticias Yonhap.

El régimen norcoreano esperaba de Washington “medidas constructivas para ayudar a construir confianza” tras la histórica cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un el 12 de junio en Singapur. Pero la actitud de Estados Unidos demandando su desnuclearización “unilateral y forzada” fue “lamentable”, agregó la nota.

Corea del Norte reiteró su petición de un desarme “gradual”, alegando que sería lo más rápido para lograr la desnuclearización de la península coreana y rechazó las demandas de EE.UU., que acusó de ser “similares a las de un ladrón” e ir “en contra del espíritu de la cumbre”, donde sus líderes mostraron buena sintonía.

“Sería un camino más corto hacia la desnuclearización romper con valentía los métodos fallidos del pasado, impulsar nuevos acercamientos y tratar de resolver los problemas uno a uno, basándose en un principio de confianza y sincrónico”, expuso.

El régimen tildó el resultado de las recientes conversaciones de “preocupante” y dijo que no han servido para fortalecer la confianza entre ambas partes, sino para “encarar una fase peligrosa en la que nuestra voluntad de desnuclearización podría tambalearse”.

El ministerio norcoreano aludió a las expectativas generadas en la comunidad internacional tras la cumbre de Singapur y, pese a las críticas por tratar de hacerle “imposiciones obsoletas”, aseguró: “Todavía tenemos fe en el presidente Trump”.

Los comentarios de Corea del Norte se producen horas después de que el secretario de Estado de EE.UU. finalizara un viaje de dos días a Pyongyang para concretar la hoja de ruta de la desnuclearización, en los que aseguró haber logrado “progresos en casi todos los temas centrales” de la agenda.

En el informe más bien optimista que dio Pompeo el sábado a la prensa antes de llegar a Tokio desde la capital norcoreana, reveló pocos detalles nuevos sobre cómo Corea del Norte podría cumplir con sus compromisos para una “desnuclearización” a cambio de garantías de seguridad de Estados Unidos.

“Estos son asuntos complicados, pero hemos progresado en casi todos los asuntos centrales, en algunos temas se ha progresado mucho, en otros todavía hay más trabajo por hacer”, apuntó.

Pompeo hizo estas declaraciones tras finalizar en Pyongyang conversaciones por más de ocho horas en dos días con Kim Yong Chol, el brazo derecho del líder norcoreano, con el objetivo de concretar el prometido plan de desnuclearización.

Luego, el enviado de Estados Unidos partió a Tokio, donde debía informar a sus contrapartes de Japón y Corea del Sur sobre los resultados de estas conversaciones.

“Hablamos sobre lo que los norcoreanos continúan haciendo y cómo podemos hacer todo lo posible para lograr lo que el dirigente Kim y el presidente Trump acordaron, que es la desnuclearización total de Corea del Norte”, dijo.

“Nadie se alejó de ese objetivo, todavía siguen igual de comprometidos. El dirigente Kim todavía está comprometido, tuve la oportunidad de hablar con el presidente Trump esta mañana”, agregó sobre una llamada que hizo retirándose del lugar donde se sostenían las reuniones para hacerla bajo estrictas medidas de seguridad.

“Yo sé que mi contraparte también habló con el dirigente Kim durante el curso de nuestras negociaciones. Tuvimos negociaciones productivas, de buena fe”, apuntó.

No obstante, en términos prácticos, Pompeo dijo que solo los funcionarios de ambos países se reunirían el 12 de julio en un grupo de trabajo para discutir la repatriación de los restos de algunos soldados estadounidenses muertos durante la Guerra de Corea de 1950-1953.

También indicó que se habían hecho algunos progresos para acordar “las modalidades” de la destrucción de una instalación de misiles por parte de Corea del Norte.

El objetivo del encuentro fue establecer una hoja de ruta detallada en vista a la “desnuclearización completa” de la península coreana, como convinieron en la reunión histórica de Singapur del 12 de junio.

Las conversaciones del sábado se llevaron a cabo en una villa de un complejo oficial cerca del imponente mausoleo donde reposan los cuerpos de los ex dirigentes de Corea del Norte Kim Il Sung y Kim Jong Il, abuelo y padre del líder actual.

“El trabajo que hemos llevado a cabo sobre una desnuclearización completa, estableciendo una relación entre nuestros dos países, es vital para una Corea del Norte más radiante y el éxito que nos exigen nuestros dos presidentes”, dijo el secretario de Estado, luego de su tercera visita a Norcorea.

Washington espera que el proceso de desnuclearización se active este año. Pero muchos expertos y detractores del presidente Trump consideran que la promesa del dirigente norcoreano durante la cumbre no es creíble y que el proceso, aunque empiece, podría llevar años.

Fuente: agencias