Las ganancias de Samsung sintieron el impacto de las ventas débiles del Galaxy S9

Las ventas débiles del S9 están desacelerando las ganancias de la compañía. (AP)

El gigante surcoreano Samsung Electronics anunció el viernes una estimación de sus ganancias en línea con las expectativas más débiles: el segundo trimestre fue el período de crecimiento más desacelerado en un año.

Según el reporte de la empresa surcoreana, sus ganancias operacionales subieron sólo un 5,2% en el trimestre respecto al mismo período de 2017, a 14,8 billones de wones (13.200 millones de dólares). Eso además es más bajo que los 15,64 billones de wones que había ganado hace un año.

Este desempeño en el segundo trimestre se cumple con las peores estimaciones de los analistas, que anticipaban, de media, 15,3 billones de wones.

Aunque su negocio de los chips se mantiene con fuerza, y volvió a reportar ganancias trimestrales récord, Samsung está siendo golpeada por la desaceleración de las ventas de sus dispositivos móviles.

“Es un poco decepcionante”, declaró a AFP Ko Gyeong-beom, de la firma Yuanta Securities Korea. “El mercado de los smartphones ya no crece más pero la competencia se intensifica”, señaló el analista Lee Won-sik, de Shinyoung Securities, a Reuters.

En particular, su modelo de cabecera, el Galaxy S9, ha frenado su impulso en las ventas. En mayo, perdió el primer lugar como teléfono más vendido del mundo, frente al iPhone 8, debido a una baja principalmente en Europa. 

En Argentina, el S9 había tenido un comienzo auspicioso (su preventa había superado en un 60% a la del S8). Pero en Latinoamérica (donde la línea J de Samsung domina la región), avanza la amenaza de los celulares chinos (como Huawei y Xiaomi) que ya están copando parte del mercado Android en Asia.

Hace sólo dos años, el Galaxy S7 se había convertido en el dispositivo más vendido de la historia, con 50 millones de unidades distribuidas. Pero ahora Samsung estima que no venderá más que 31 millones de teléfonos S9 en 2018.

Con ese desempeño, el S9 sería el peor dispositivo de Samsung en términos de ventas desde el S3, lanzado en mayo de 

Y eso que se trata de un modelo de sofisticadas cualidades técnicas (una cámara de lujo e innovaciones de realidad aumentada).

“La mayor crítica a los teléfonos de Samsung”, comentó esta semana el especialista C. Scott Brown, de Android Authority, “es que los dispositivos recientes no ofrecen ninguna función innovadora que ‘deba tenerse'”.

Y añade: “El S9, por ejemplo, es prácticamente idéntico al Galaxy S8, con mejoras menores que la mayoría de los compradores de smartphones no entienden o no les importan”.

Fuentes: agencias, Counterpoint, Wall Street Journal, The Verge, Android Authority