Desfile de chicos con pañuelos celestes: “Acá son muy pocos los que están a favor del aborto y sabemos quiénes son”

El desfile de chicos de una escuela católica de Santiago del Estero, que marcharon durante las celebraciones del Día de la Independencia portando el pañuelo celeste con el que se identifican quienes se oponen al aborto legal, generó una fuerte polémica en las últimas horas.

Este miércoles, el cura Gustavo Lombardo, párroco del Bachillerato San Miguel Arcángel de Suncho Corral, colegio al que asisten los alumnos que desfilaron, defendió la iniciativa al afirmar que esa localidad del centro de la provincia es “un pueblo pro vida”. Además, advirtió que están identificados los que apoyan la legalización del aborto.

Durante un duro cruce radial con el periodista Ernesto Tenembaum, el sacerdote calificó al aborto como “un asesinato” y, citando al papa Francisco, dijo que la legalización de esa práctica es “nazismo con guante blanco”.

“También había pañuelos celestes de otros colegios. Este es un pueblo pro vida declarado desde hace años por el municipio. En un pueblo del interior muy pobre, la vida se ve un poco más sagrada que lo que, tal vez, ocurre en Buenos Aires. Acá se ven muchos menos pañuelos verdes, son muy contados los que están a favor del aborto y se sabe quiénes son”, afirmó.

Si bien aclaró que el desfile con un pañuelo celeste fue propuesto por la madre de uno de los alumnos que asisten al establecimiento, explicó que dieron el visto bueno porque estaban de acuerdo con esa medida.

En ese sentido, al ser consultado sobre si no le parecía que era “adoctrinamiento” que un nene de 6 años se manifieste de esa manera, afirmó que se trata de “algo tan básico como es la vida, están defendiendo de algún modo a su futuro hermano que está en el vientre de la madre”. “Son libres para todo pero no para llevar un pañuelito celeste en un acto”, ironizó.

Tras asegurar que detrás del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo, que tiene media sanción de la cámara de Diputados y se debatirá en el recinto en el Senado el 8 de agosto, hay “intereses económicos y políticos”, dijo que no hay diferencias entre un aborto legal o clandestino.

“Es lo mismo, es matar a tu hijo en una clínica. Como decía el Papa hace un tiempo, es un nazismo con guante blanco. En una clínica, muy bonito, pero psicológicamente es lo mismo”, argumentó.

Además, cuestionó que esa práctica se realice en los hospitales públicos: “Estamos hablando de legalización, que es distinto a despenalizar. Despenalizar es que la mujer no sea castigada, y es perfecto. Legalizar es que sea gratis en un hospital, que lo pueda hacer una nena de 13 años, que se pague con los impuestos. Y yo no quiero que se usen mis impuestos para eso”.

Tras negar los datos oficiales de internaciones por complicaciones derivadas de abortos clandestinos, acusó al periodista de “mentirle a la audiencia” e insistió con la idea del asesinato.

“Yo le pregunto algo: cuando se une el espermatozoide con el óvulo, ¿hay vida o no? Es dos más dos. Esto para la audiencia es evidente. Interrumpir la vida en el vientre se llama asesinato. Es demasiado obvio. La ciencia ha avanzado tanto que nadie niega que eso es así”, concluyó.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *