Impactante crónica visual de un 2017 cargado de tensiones

Luana, primera niña transgénero en ser reconocida por el Estada, se abraza con mamá. / Lucía Merle.

Apenas se abre el ascensor y el visitante pisa el segundo de los dos pisos que ocupa la muestra de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA) en la Casa del Bicentenario, lo que ve es una toma en blanco y negro de una mujer con el torso descubierto que grita enfurecida: la belleza y la feminidad del cuerpo desnudo, casi siempre asociado a la fragilidad, aquí adquiere otro sentido y se potencia con la determinación del gesto. Ignacio Yuchark supo captar esta imagen de época en mayo de 2017, cuando 120 mujeres de un colectivo artístico se convocaron frente a Tribunales para representar los femicidios como un genocidio. 

Al lado, otra foto -de Soledad Vázquez- en que una chica sostiene un cartel en el que se lee: “Vivas nos queremos, dejen de matarnos”. Fue tomada en el acto porteño de repudio al femicidio de Micaela García, bajo una lluvia que difumina la resolana de la tarde y envuelve a la joven en una especie de halo luminoso. En otro sector del mismo piso, reservado a las víctimas de la violencia de género, se ven mujeres golpeadas, quemadas: algunas tienen cicatrices viejas en la piel, pero otra tiene el contorno de los ojos violetas y los ojos brillosos: son heridas recientes. Natacha Pisarenko fotografió a Belén Torres apenas unas horas después de que su jefe intentara abusar de ella, y de que pudiera escapar. 

Las escenas del poder público están representadas en algunas tomas del presidente Mauricio Macri preparándose para dar un discurso y también se ven las tensiones de la arena política, en imágenes de numerosas protestas callejeras que incluyeron incidentes, como aquella en que un docente que intenta frenar el avance policial frente al Congreso de la Nación, en abril del año pasado -toma de Joaquín Salguero-. O aquellas otras que muestran el enfrentamiento entre manifestantes y policías durante las protestas multitudinarias contra el proyecto de ley de Reforma Previsional, en diciembre –fotos de Juan Manuel Ferrari Urrutia y Juan Manuel Ferrari-. 

También hay registro de una marcha de trabajadores estatales en Neuquén, que incluyó disturbios, ese mismo mes: una auténtica batalla campal, en la mirada de Matías Esteban Subat. 

En conjunto, las fotos funcionan como una panorámica que recuerda que la aventura de vivir en la Argentina puede ser literalmente peligrosa: la violencia –doméstica, institucional, histórica y social– parece ser la variante infaltable que atraviesa la realidad cotidiana. 

Protesta en Tribunales de un colectivo de mujeres artistas por los femicidios. / L. Yuchark.

La muestra grande de los fotoperiodistas –la más relevante a nivel regional- reúne una selección de imágenes registradas durante 2017, sobre hechos centrales en materia de política, deportes, vida cotidiana, naturaleza, arte, espectáculos y medio ambiente, de cuya elección estuvo a cargo un comité integrado por Julieta De Marziani, Celina Mutti Lovera, Emiliana Miguelez, Fernando Massobrio y Martín Zabala. 

La propuesta es el gran fresco de los fotoperiodistas, y se nutre del material que envían profesionales de todo el país, a partir de la captura de los hechos que fueron noticia. Más de 150 fotografías en exposición, seleccionadas entre unas 3200 imágenes. 

Incidentes a metros del Congreso, mientras se debate la ley de Reforma Previsional. / P. Piovano.

Desde sus inicios, a principio de 1980, y hasta la actualidad, la vasta concurrencia de público y la gran repercusión que obtiene cada año convirtieron a este evento en el más relevante de la fotografía periodística argentina.Es una cita ineludible para acceder al trabajo colectivo de los reporteros. 

Los frescos de este año revelan que los del año pasado fueron doce meses convulsionados: más allá de la violencia doméstica, social o institucional, en la sección dedicada a las fotos de deportes también se ve –cerca de las de jugadores de fútbol y luchadores de catch- la trágica toma en la que Emanuel Balbo es arrojado al vacío desde una tribuna de Belgrano de Córdoba, en abril, acusado falsamente de ser hincha de Talleres. 

Hay imágenes felices también, es un juego de contrastes: como la de Luana, la nena trans que consiguió su documento con el cambio de género –retratada con sensibilidad por Lucía Merle, fotógrafa de Clarín-. 

El Indio le pide calma a sus fanáticos en el recital de Olavarría. / M. Bonetto.

Se ve además el ARA San Juan, en su última visita a un apostadero naval. Y están los mineros de Río Turbio, trabajando bajo tierra. 

El abrazo de la hija de Edgardo Garnier y de Violeta Graciela Ortolani, ambos desaparecidos, con su tía paterna durante la conferencia donde se anunció la recuperación de su identidad –mérito fotográfico de S. Vázquez-, también quedó retratado. 

Fernando de la Orden y Martín Bonetto -fotógrafos de este diario- captaron otras de las tomas más impactantes de esta muestra: De la Orden, una prominente barriga tatuada con la cara de Evita y el escudo de la CGT, tomada en agosto durante el acto de la Confederación General del Trabajo en Plaza de Mayo. Mientras que Martín Bonetto firma una del Indio Solari, cuando el ex cantante de Los Redonditos pide calma al público, durante el accidentado recital de marzo en Olavarría, al que asistieron más de 300 mil personas y donde murieron dos asistentes al show: otra forma que adquirió el desborde que tan a menudo define la realidad nacional, con consecuencias trágicas en muchas oportunidades.   

Muestra anual de ARGRA

En la Casa del Bicentenario, Riobamba 985, con entrada gratuita. Sábados, domingos y feriados, de 10 a 20. Martes a viernes, de 12 a 20 (lunes cerrado), Has el domingo 12 de agosto. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *