• Cristina Kirchner vs. Claudio Bonadio: recelos, favores y un cuarto round en Tribunales
    • Sigue la búsqueda de Claudio Uberti que está prófugo desde el viernes
    • Margarita Stolbizer dijo que la causa de los cuadernos "es una parte" y apuntó al flujo de dinero "en las áreas de subsidios"
    • Gerardo Morales quiere casarse pero, por ahora, no puede
    • Cristina Kirchner pidió a sus seguidores que no vayan a Comodoro Py
    • Otra vez Cristina Kirchner se negaría a responder preguntas en una causa por corrupción

Donald Trump ahora se ceba con Turquía y le duplica los aranceles al acero y el aluminio

El pastor estadounidense Andrew Brunson (c) sale de prisión para ser puesto bajo arresto domiciliario durante su juicio, en la cárcel de Aliaga, en Izmir (Turquía)./ EFE

Envuelto en su “America first” y su política exterior aislante y en quiebre con sus históricos aliados, Donald Trump duplicó este viernes los aranceles sobre las importaciones de acero y aluminio procedentes de Turquía, argumentando que la lira turca se está devaluando rápidamente en relación con el dólar. Pero también hay otro conflicto de fondo: la detención de un pastor norteamericano acusado por Ankara de terrorismo y espionaje.

Fiel a su estilo, Trump hizo su anuncio (catastrófico para la economía turca) en Twitter.

“Acabo de autorizar la duplicación de las tasas aduaneras sobre el acero y el aluminio procedentes de Turquía ya que su moneda, la lira turca, cae rápidamente contra nuestro dólar fuerte”, explicó Trump en su mensaje.

I have just authorized a doubling of Tariffs on Steel and Aluminum with respect to Turkey as their currency, the Turkish Lira, slides rapidly downward against our very strong Dollar! Aluminum will now be 20% and Steel 50%. Our relations with Turkey are not good at this time!

La Casa Blanca ya había impuesto en marzo aranceles aduaneros suplementarios de alrededor de 25% y 10% a las importaciones de acero y del aluminio, lo cual significa que ahora esos productos estarán gravados en lo sucesivo con un 50% y 20% respectivamente.

“Nuestras relaciones con Turquía no pasan por un buen momento”, precisó el mandatario estadounidense en alusión a su histórico aliado militar en la región.

Este anuncio se produce en momentos en el cual Turquía enfrenta una grave crisis diplomática con Washington debido a la detención en Ankara de un pastor estadounidense bajo cargos de terrorismo y espionaje. Estos socios en el seno de la OTAN se impusieron la semana pasada sanciones recíprocas contra responsables gubernamentales.

Además, los nexos entre Estados Unidos y Turquía ya estaban enturbiados por varios desacuerdos en política internacional, entre ellos la guerra en Siria, pero se deterioraron aún más en las últimas semanas por el caso del pastor.

Andrew Brunson fue encarcelado en octubre de 2016 y acusado de cargos de terrorismo y espionaje en diciembre de ese mismo año. La Fiscalía pide hasta 35 años de cárcel.

Trump ha exigido personalmente en varias ocasiones la puesta en libertad del pastor de 50 años.

A fines de julio Brunson fue trasladado a arresto domiciliario y no puede salir de su casa en Esmirna, en el oeste del país.

Turquía acusa al estadounidense de tener vínculos con el movimiento del clérigo Fethullah Gülen, autoexiliado en Estados Unidos, a quien Ankara acusa de estar detrás del fallido golpe de Estado perpetrado por una facción del Ejército en julio de 2016.

El pasado septiembre, Erdogan había insinuado a Washington la entrega del preso a cambio de la extradición de Gülen.

Una reunión entre altos diplomáticos estadounidenses y turcos el miércoles pasado no arrojó avances notables como para reducir estas tensiones.

Los observadores esperaban desde entonces que Washington impusiera nuevas sanciones para aumentar la presión sobre Turquía con el fin de lograr la liberación del pastor.

Berat Albayrak, ministro de Finanzas turcos, se seca el rostro durante una rueda de prensa en Estambul. /AP

Debido a esta crisis diplomática y por las inquietudes ante las eventuales repercusiones sobre los bancos europeos, la libra turca cayó el viernes a su más bajo nivel histórico, registrando una baja de cerca del 10% en la jornada.

La lira ya había caído este jueves un 5 % frente al dólar y el euro, y en una semana acumula una depreciación de alrededor del 20 %, hasta tocar su mínimo histórico frente a las divisas de referencia.

El pasado día 1 de agosto, cuando EE.UU. impuso sanciones a Turquía por la detención del pastor, la lira cotizaba a cinco unidades por dólar. Este viernes, se cambiaba se situaba a 6,81 frente al euro y 5,95 frente al dólar.

Un empleado cuenta liras turcas en una casa de cambio en Estambul./ AFP

Los expertos atribuyen la depreciación de la moneda turca a la fragilidad de la economía del país euroasiático, basada sobre todo en el consumo interno, con un alto déficit comercial y necesitada de inversiones extranjeras.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan exhortó el viernes a sus compatriotas a cambiar sus divisas extranjeras para sostener la maltrecha lira turca, afirmando que se trata de una “lucha nacional” contra la “guerra económica” declarada según él contra Ankara.

Fuente: agencias