Ampliado, el Moderno apunta a los jóvenes

Nuevo recorrido. La escalera de siete tramos que se instaló. / Silvana Boemo

Ahora, el objetivo es convocar más público joven, además del tradicional. El Museo de Arte Moderno de Buenos Aires “ampliado” quedó inaugurado esta noche. Pasa a 11 mil metros cuadrados cubiertos y 4 mil destinados a las exposiciones. Reabre con Historia de dos mundos, muestra que pone en diálogo 500 obras del siglo XX de América latina, Europa y Estados Unidos, de la que informó Clarín el domingo pasado.  

Será un museo modificable: hay diez salas de exhibición en total -algunas verdaderamente enormes- a las que se denomina “flexibles”. “Una de ellas, por ejemplo, podría subdividirse en cinco”, explica la directora del museo de San Telmo, Victoria Noorthoorn. 

Poco antes del corte de cintas -en el que también participaría el jefe de Gobierno porteño-, el ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro, señala: “Parte del objetivo es vincular al museo con su entorno. Muchos de los visitantes son turistas y estamos a una cuadra de la Plaza Dorrego; el museo ampliado se inserta en un circuito que nos interesa dinamizar”. Con la refacción, también crece el movimiento cultural en el sur porteño. 

Una clave será el nuevo café. Integrado a una tienda de regalos, tiene en total 250 metros cuadrados y está junto a la entrada, con dos ventanales amplios hacia la calle. “Mucha gente que para a tomar un café puede luego interesarse por la muestra”, señala el ministro. Muy cerca y en la planta baja, también aparece un amplio hall o punto de encuentro. 

El público joven, se explica, es uno de los objetivos, lo que incluso influye en las propuestas curatoriales. Las estadísticas del Moderno, que espera recibir 250 mil personas este año, marcan que el 70 por ciento de sus visitantes son personas de entre 18 y 31 años. Los espacios abiertos, más luminosos, y el café jugarán un rol en esa estrategia de volverse, además, centro de reunión urbano. 

En la apuesta también juegan un papel las áreas educativas, que se ampliaron. El museo convocó el año pasado a 3.000 docentes de escuelas públicas y privadas para capacitarlos en llevar el arte a las aulas. 

La refacción total tuvo un presupuesto de 64 millones de pesos -18 provistos por el sistema de mecenazgo porteño- aunque aún no se calcularon los costos del final de obra. 

“Uno de los hitos es la nueva disposición -se entusiasma Noorthoorn-. Este museo siempre fue laberíntico y por primera vez tenemos una circulación clara, con una gran escalera escultórica hacia el final (sobre el rincón que da a la calle Defensa), desde la planta baja, que permitirá una circulación ágil”. Esa nueva escalera -que se suma a la tradicional del edificio- está levantada en siete tramos, por momentos enfrentados, con un llamativo diseño. Vincula tres pisos. 

Otra novedad: las salas de exposición tienen ahora dos ventanales cada una: vistas de San Telmo y, en los pisos superiores, de las cúpulas del barrio. De todos modos, curiosamente esas vistas hoy no están disponibles: las piezas de la exhibición actual -que ocupan la totalidad del edificio- requieren baja intensidad del sol para su preservación.  

La refacción, que abarcó diez meses de trabajo, estuvo a cargo de los arquitectos Matías Ragonese y Carlos Sallaberry, del estudio Manteola/Sánchez Gómez/Santos/Solsona/Sallaberry/Vinson. 

Si bien el año pasado se había informado que el Moderno llegaría a los 14 mil metros cuadrados, finalmente la refacción culminó con unos 3.000 mil menos. Hubo una readecuación del diseño y límites presupuestarios que se hicieron claros ya en obra, le revelaron a Clarín fuentes que trabajaron en el proyecto. 

Exploración. Avogadro, en el espacio que ocupa el café. / Silvana Boemo

De todos modos, la diferencia es remarcable. Se duplica la superficie de exhibición y habrá más lugar para las 7.000 obras que preserva la institución, la mayor colección de arte moderno y contemporáneo del país, según se explicó. Noorthoorn señala: “La expo de Delia Cancela -artista pop argentina- que se inaugura en noviembre podrá tener 800 metros de sala, en lugar de 400, por dar un ejemplo. La colección del Moderno es rica, ecléctica, y el edificio dará aire para que las muestras se explayen en todo su potencial. En noviembre, también vamos a poder dedicar todo el nuevo primer piso, con 1.200 metros cuadrados de exposición, a la colección permanente, con una puesta que será dinámica y en la que irán rotando las obras”.  

Las puertas se abrieron. Después del café, es obligada la visita a la sorprendente exposición preparada en diálogo con el Museo de Arte Moderno de Frankfurt (MMK).  

El ministro Avogadro informó ayer que este año prevé enviar a la Legislatura un proyecto de ley para simplificar los trámites de habilitación y el funcionamiento de los centros culturales independientes, un viejo reclamo. El objetivo es unificar normas y eliminar disposiciones que se superponen. 

Historia de dos mundos.

Con curaduría de Klaus Görner (MMK), Victoria Noorthoorn y Javier Villa.

Visitas.

En el Moderno, Av. San Juan 350. Martes a viernes, de 11 a 19. Sábados, domingos y feriados, de 11 a 20. Entrada: $ 30. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *